Mitos del asma

Mitos del asma

Mitos del asma

Casi todo el mundo conoce a alguien que tiene asma. Aunque eso no significa que todo el mundo sepa cómo es convivir con esta enfermedad.

Si tú o tu hijo sois una de las 235 millones de personas que se calcula que viven con asma en todo el mundo, resulta muy útil disponer de todos los datos, sobre todo porque hay mucha información incorrecta.

Por ello, hemos reunido algunos de los mitos e ideas equivocadas más comunes, junto con las evidencias que los desmienten.

El estrés puede ser un detonante, ya que libera un aluvión de hormonas.

Mito 1: En el asma, “todo está en la mente”

Se desconoce la causa exacta del asma aunque se piensa que se debe a una combinación de factores genéticos y medioambientales.

En algunos casos, el estrés puede ser un detonante ya que libera un aluvión de hormonas. Todo ello forma parte de nuestra respuesta natural de “luchar o huir”, lo que acelera la frecuencia cardíaca, tensa los músculos y genera una respiración superficial – respuestas fisiológicas que aumentan el riesgo de las personas de padecer sus síntomas habituales de asma.

Esto puede haber llevado al malentendido de que el asma es una enfermedad psicosomática, o que “todo está en la mente”1

Mito 2: Las personas con asma no deben hacer ejercicio

Normalmente respiramos por la nariz, calentando el aire antes de su llegada a los pulmones. No obstante, durante el ejercicio solemos cambiar y respirar por la boca, lo que permite que el aire frío se convierta en un desencadenante de asma en algunas personas.

Sin embargo, mientras mantengas tu enfermedad bien controlada, hacer ejercicio siempre es bueno. Puede mejorar tu función pulmonar, proporcionarte más resistencia y disminuir la disnea.

Asthma UK te recomienda utilizar tu inhalador para aliviar los síntomas si aparecen brotes de asma mientras haces ejercicio. Además, debes esperar a que desaparezcan antes de seguir con la actividad. Taparte ligeramente la nariz y la boca con una bufanda puede ayudar a calentar el aire antes de su entrada a las vías respiratorias2

Si el ejercicio desencadena el asma, asegúrate de hablar con tu médico para recibir ayuda.

Para más información, consulta nuestro artículo sobre asma y actividad física aquí.

Mito 3: Las personas superan el asma con los años

Aunque es cierto que en algunos casos da la impresión de que el asma desaparece a medida que pasen los años, la realidad es que esas personas ya no sufren los síntomas.3

“Algunas personas pueden pasar muchos años sin padecer ningún síntoma. Sin embargo, es posible que su asma ‘regrese’ varios años después. Esto puede suceder por un cambio en el estilo de vida, como un trabajo nuevo o un periodo de mucho estrés. En las mujeres, cualquier cambio hormonal, como los que ocurren durante el embarazo, pueden desencadenar el aparente ‘retorno’ del asma” según el Dr. Neil Martin, experto médico internacional de GSK.

Si tú o tu hijo lleváis bastante tiempo sin síntomas, no significa que el asma haya desaparecido, puede ser un indicativo de que está bien controlada. Por eso es importante consultar al médico si es necesario seguir tomando algún fármaco preventivo.

Mito 4: Solo necesitas un inhalador cuando tienes un ataque

Los inhaladores de rescate solo están destinados a personas que tienen síntomas. Pero un inhalador de prevención actúa de manera muy distinta y esto, en ocasiones, puede crear confusión4.

Es posible que muchas personas con asma no se den cuenta de que tienen un mal control de la enfermedad.

Todas las personas con asma deben disponer de un inhalador para el alivio de los síntomas que actúa ensanchando las vías respiratorias.

Sin embargo, los inhaladores de prevención se suelen utilizar cada día. Dispensan un corticoesteroide a los pulmones que reduce la inflamación de las vías respiratorias y se han diseñado para tratar la inflamación de los pulmones con el fin de prevenir los brotes.

Mito 5: El asma es una enfermedad que se controla fácilmente

Hay unos 235 millones de personas con asma. La mayoría de los que toman el tratamiento adecuado con una buena técnica de inhalación pueden controlar sus síntomas y llevar una vida normal. Como los tratamientos son eficaces en el control de la enfermedad, siempre y cuando se utilicen correctamente, esto ha generado el concepto erróneo de que la mayoría de las personas tienen un buen control sobre su asma.

“Muchas personas con asma no se dan cuenta de que tienen un mal control de su enfermedad debido a que han adaptado su estilo de vida al asma” dijo el Dr. Neil Martin. “Han dejado de hacer actividades que desencadenan los síntomas de asma. Ya no hacen ejercicio, no se mueven por entornos polvorientos, no juegan con sus nietos ni corren con sus hijos. Adaptan su vida al asma y por eso piensan que están bien”.

Por lo tanto, cumplir con el plan de tratamiento acordado con tu médico o el de tu hijo es extremadamente importante.

Comprueba si tienes un buen control sobre tu asma con el Test de Control del Asma aquí

Imágenes solo a título representativo

 

NP-ES-ASU-WCNT-190001(v1) 04/2019

Está usted abandonando la página de GSK.

El enlace le llevará a una página mantenida por un tercero, que es el único responsable de su contenido. GSK no controla, no influencia ni aprueba el sitio. Opiniones, quejas o comentarios expresados en este sitio no deben atribuirse a GSK.

Cancelar Aceptar